Para los orientales y occidentales el muhammara es particularmente llamativo debido a su color naranja intenso que proviene de los pimentones que se utilizan para prepararlo. Es una verdadera delicia  y hay muchas maneras de comerlo, a continuación te damos algunas ideas.

  1. Pan pita 
    Si quieres conseguir una experiencia muy oriental puedes acompañar el muhammara con pan pita o pan servilleta recortado en pequeños triángulos. El sabor suave de estos dos panes te permitirá disfrutar aún más de la salsa.
     
  2. Zanahoria y apios 
    Hasta hace algunos años el pan fue el compañero ideal de las salsas y los dips, pero llegó la corriente de alimentación libre de gluten y propuso en su lugar el apio y la zanahoria. Estos dos vegetales combinan perfecto con la mayoría de salsas y el muhammara no es la excepción, si quieres una snack ligth tienes que probarlo.
     
  3. Carne asada 
    Los amantes de los asados y las barbacoas pueden corroborar que nada mejora tanto el sabor de la carne como un toque de picante. Entonces, es una gran idea agregar un par de cucharadas de muhammara a tu plato.
     
  4. Emparedados 
    Los emparedados normalmente se acompañan con mayonesa y mostaza pero ¿Por qué no agregar un poco de muhammara? La combinación de carne, verduras, pan y esta salsa resulta ser un plato sumamente atractivo y delicioso.
     
  5. Pastas 
    Si bien para los orientales el concepto de “pasta” o “espagueti” no es muy conocido, muchas de sus preparaciones encajan perfectamente con este alimento y son una forma estupenda de variar nuestro menú.

El muhammara en los espaguetis, junto con un poco de queso, es una perfecta solución si estás un poco aburrido de las mismas recetas de siempre. Incluso puedes ofrecerla a tus invitados en alguna cena.

No se tratará de un platillo árabe tradicional pero es una fusión interesante que dejará tu paladar satisfecho, y es eso lo que realmente importa.