Lo cierto es el hummus es para todos los gustos y se puede combinar con una cantidad casi infinita de recetas ¿Quieres saber más sobre él? ¡Por supuesto que sí! Toma nota.

  1. Si es preparado en casa no tendrá una vida muy larga Si preparas hummus en casa deberás ser cuidadoso con la cantidad. Tan solo podrás guardarlo en la nevera por un máximo de tres días.
     
  2. Los garbanzos enlatados arruinan su sabor Esta crema se prepara a base de garbanzos cocidos pero adquiere un sabor impresionante cuando estas legumbres estás frescas. Los expertos en cocina y lo paladares más exigentes concuerdan en que los garbanzos enlatados quedan descatados por su alto contenido en conservantes.
     
  3. El tahini es un ingrediente irremplazable El tahini y los garbanzos juntos son los que dan vida al hummus. Se trata de una pasta ligera hecha a partir de semillas de sésamo. Cuando se sustituye por otro tipo de pasta o líquido se modifica por completo el resultado.
     
  4. Es un alimento muy nutritivo El hummus es una crema que acompaña a otras recetas, nunca es el plato principal pero ¿Quién dijo que no podía ser saludable? Gracias a los ingredientes que se utilizan está repleto de proteínas, magnesio, fósforo, calcio, vitaminas del grupo B, hierro y zinc.
     
  5. Para obtener una textura ideal se debe quitar la concha En la buena cocina los detalles como la presentación y textura valen oro. Si quieres que tu hummus sea perfecto, como el de los árabes, tendrás que quitar la concha a los  garbanzos después de que estén cocidos.
     

Los admiradores de la comida árabe adoptan el hummus como un valioso tesoro y con toda razón, es una de las recetas más deliciosas y sencillas que podrás conseguir.