El plato Fattoush es completamente diferente a cualquier tipo de ensalada, ya que las verduras se cortan en trozos grandes con una cobertura especial hecha de jugo de limón, aceite de oliva y zumaque. Suele decorarse con pan tostado o frito.

A finales de marzo de 1862, un grupo de cristianos ricos huyó de las masacres que tuvieron lugar en el Monte Líbano y se dirigió a la ciudad de Zahle en Dar Al-Fattoush y Al-Skaf.

Los residentes de Dar Al-Fattoush les dieron la bienvenida con deliciosas comidas que contenían carne, pero se negaron a comer ya que prometieron ayunar en caso de que sobrevivieran a las masacres. Comieron verduras porque ese tiempo coincidía con el tiempo de la Gran Cuaresma que es seguido por la Pascua.

Se sabía que platos de ensalada versátiles como Mutabal y Tabbouleh se servían junto con los platos principales. Sin embargo, algunos de los invitados cristianos comieron la ensalada con pan, lo que hizo reír a uno de los asistentes y le dijo al dueño de la casa: “¡Fattoush, ve a tus invitados! Están comiendo una ensalada con pan, esta es una comida nueva ".

Entonces, el Patriarca Gregory Youssef le respondió diciendo: "Llamémoslo Fattoush y comémoslo en los días de Cuaresma".

Los vecinos musulmanes de Zahle también conocían la receta de Fattoush y la añadieron a sus mesas durante el ayuno del mes sagrado de Ramadán. Desde ese día, se ha convertido en una tradición en el Levante comer Fattoush durante el Ramadán y la Gran Cuaresma.

Por lo tanto, el nombre de la ensalada Fattoush se atribuye a Dar Fattoush, cuyo linaje de residentes se remonta a la tribu Quraysh. Se mudaron al valle de Bekaa durante la era fatimí y se convirtieron al cristianismo con la llegada de los misioneros católicos.