Egipto por su geografía tiene una gastronomía de amplio rango, con influencias de la cocina africana y mediterránea; pero el mayor número de sus platos se rigen por las leyes del Islam; en la región frente al Mediterráneo se consume pescado fresco y mariscos y solamente aparece en sus platillos la carne de cordero asado o guisado, famoso el Mansat un plato elaborado con cordero y arroz.

Un plato tradicional de la gastronomía egipcia el Fuul mudammes, el nombre consta de la palabra egipcia ful, que significa haba, y mudammes palabra copta que significa enterrado, haciendo referencia al método primitivo como se cocinaba este platillo: las habas se colocaban en un recipiente de cobre con agua, que se introducía en  los rescoldos del fuego, se dejaba que se cocinara lentamente durante varias horas;  un método de cocción ancestral usado desde el siglo IV, que es mencionado en el Talmud de Jerusalén.

El Fuul mudammes es considerado entre los platos nacionales de Egipto y se ha extendido a Sudán y a otros países del Oriente Medio, donde se acostumbra servirlo a mediodía y es el alimento que se consume durante el periodo de abstinencia del Ramadán.

Es un plato exquisito, que tiene un sabor parecido a la castaña y se puede acompañar con hortalizas y pan de pita.

Otro plato tradicional es el Fesik, pescado de mar salado y fermentado, que es especial para la celebración de una fiesta muy antigua de hace 4500 años, Sham el-Nasssim, que se celebra el primer lunes siguiente a la Pascua copta, y simboliza la llegada de la primavera.