Los árabes preparan diversos platos con las berenjenas, desde rellenas hasta ricos estofados con cordero y también preparan cremas que usan como dips para untar su típico pan, el pan pita. El cultivo de las berenjenas se puede decir que empezó desde tiempos prehistóricos y sus inicios fueron en el sur y al este de Asia, los registros que se han encontrado son en la lengua sánscrita y mencionan cultivos de berenjenas 300 a.C.
 
De igual forma se han conseguido registros en la literatura de la China antigua, uno de ellos es el Tong Yue que lo escribió Wang Bao 59 a.C. luego se consiguió un escrito en el Qimin Yaoshu que habla sobre la agricultura china y hace referencia al cultivo de berenjena. Fueron los comerciantes arabes quienes durante la ruta de la Seda transportaron las berenjenas al Medio Oriente, a África y Occidente.
 
En el año 1767 se registró la palabra eggplant que significa berenjena, en ese entonces las berenjenas eran pequeñas, redondas y se podían conseguir de colores, amarillas y blancas. Los responsables de esparcir la berenjena fueron los árabes y de ahí surgieron varios tipos entre ellos están: la berenjena italiana que se parece a la estándar, pero es un poco más pequeña y gordita, la grafitti se caracteriza por tener rayas moradas y blancas y también se le conoce como berenjena siciliana, la japonesa y la china se caracterizan por su color púrpura intenso y por ser alargadas y finas.