La historia de este pudin denominado Muhallebi remonta al periodo del imperio sasánida, imperio de los Iranios, que corresponde actualmente a los países de Irán, Irak, Azerbaiyán, Armenia, Afganistán y parte de Turquía y Siria, a eso hay que agregar Pakistán, el Cáucaso, y Arabia.

Según la leyenda en el siglo VII el muhallebi llegó a la cocina árabe gracias a un cocinero persa que se lo ofreció a un general árabe, y le gustó tanto que le puso su nombre.

Durante el Imperio Otomano existían dos versiones de este platillo: una era con pollo desmenuzado y otra era sin carne aromatizada con agua de rosas.

En el siglo XIX en un recetario inglés apareció la receta de muhallebi diferente, era un postre preparado con leche, harina de arroz y azúcar, que se hervía hasta espesar y se condimentaba con extracto de rosa o jazmín y se dejaba enfriar.

Este platillo ha llegado a varios países, en Chipre se elabora sustituyendo la leche con agua, azúcar, almidón de maíz y agua de rosas; agregan calabaza y encima le ponen jarabe de rosa.

Hoy en día este platillo se ha popularizado y en los días fríos de invierno se puede servir con pasas y nueces, y en verano con arándanos y otras bayas para acompañarlo.