Su nombre árabe significa jefe de la tienda de especias , y hace referencia a las mejores mezclas de especias que pueden ofrecer los tenderos. Para encontrar el origen de esta mezcla de especias, hierbas, cortezas, raíces y flores secas hay que remontarse a la ciudad de Sijilmasa en la Edad Media .
 
Sijilmasa era en ese momento un importante enclave comercial, donde confluían muchas caravanas con una gran cantidad de productos. En una ocasión, los dromedarios que transportaban las especias de un importante mercader se pelearon, haciendo que las mercancías se derramaran por el suelo, mezclándose entre sí.
 
El comerciante no tuvo más remedio que recoger las especias mezcladas y ponerlas a la venta. Eso sí, ocultó a sus clientes el verdadero motivo de esta mezcla de especias, alegando que se trataba de una mezcla única que estaba causando furor desde El Cairo hasta Damasco.
 
En definitiva, Ras el hanout nace de una magnífica estrategia de marketing. Cabe destacar que además de ser un magnífico condimento, esta mezcla de especias marroquíes también aporta grandes beneficios para la salud, ayudando a mejorar la digestión y previniendo la aparición de algunas enfermedades gracias a sus propiedades antioxidantes.
 
Cada tendero tiene su propia receta de Ras el hanout , que varía según las tradiciones del lugar, su procedencia y el presupuesto de los clientes. Sin embargo, hay algunos ingredientes de Ras el hanout que no deben faltar, así como una forma de elaboración que podríamos definir como canónica.