¿Cuál es la historia de este plato?

Este, junto con otros platillos típicos de esta zona, se caracteriza por ser muy antiguos. Por ello, es que más que una historia, se trata de una leyenda; la cual puede ser cierta o no, y simplemente queda a criterio del lector.

Esta leyenda nos lleva al año 2300 A.C. en el antiguo Egipto, donde se dice que la civilización estaba siendo asediada por un pueblo no identificado del mediterráneo. Así que un día cuando se activó la alarma por una supuesta invasión los habitantes decidieron recoger sus cultivos para no pasar hambre durante el ataque, pero para su mala fortuna el trigo seguía verde.

Sin importarles, recogieron todo el trigo verde y lo guardaron, la desgracia llegaría cuando la ciudad se incendió y todo el trigo recolectado se quemó, de entre los trigos quemados intentaban ver si algo se había salvado, hasta que notaron que esta mezcla hacía deliciosa el trigo, es desde aquí que se siguió preparando hasta llegar al actual frikeh, en donde se considera como un plato típico.

¿En qué consiste?

También conocido como «freekeh», se define como un cereal, preparado con trigo verde, el cual se asa y se le añaden ingredientes que varían dependiendo del país, manteniendo como ingrediente principal el trigo verde.

En Siria se elabora con carne de cordero, mantequilla, pimienta negra, sal, canela y cebolla; mientras en Egipto se prepara con tomate, cebolla y algunos trozos de pollo. Y, finalmente en Turquía el frikeh es popular, pero se llama firik, el cual se prepara con carne, algunas hierbas y garbanzos.

El consumir este platillo, además de saciar tu estómago y alegrar tu paladar, también tiene propiedades nutricionales muy positivas. Caracterizándose por ser rico en vitaminas tipo B y poseer mucha proteína.